Contenidos:

El mundo de la cirugía estética ha evolucionado a pasos sorprendentes y cada vez más son los recursos que se utilizan para seguir trabajando en pro al ideal de la belleza, la perfección fácil y el aumento de la autoestima. Incrementando el número asiduos de estos procedimientos estéticos que benefician tanto a mujeres como a hombres.

Algunos de estos procedimientos son las inyecciones de toxina botulínica (bótox) y de ácido hialurónico, cada uno con una función diferente. ¡Conócelos!

¿Para qué sirve el bótox?

La toxina botulínica también conocida como bótox es utilizada para la reducción de las arrugas faciales y la disminución de las líneas de expresión. Su inyección produce la parálisis de los músculos que las forman y su efecto dura de 3 a 6 meses aproximadamente.

Algunas de sus ventajas son:

  • Evita la cirugía estética (tratamiento invasivo).
  • Se utiliza crema anestésica para evitar el dolor, es una técnica indolora.
  • En pocas ocasiones produce efectos adversos: alergias, nauseas, rigidez facial, parálisis facial.

Se puede aplicar en la entre-cejas, la frente, los labios, el contorno de los ojos y su aplicación debe ser realizada por un especialista.

¿Cuándo aplicar el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra presente en el cuerpo humano (piel, cartílago y articulaciones) y sus funciones son:

  • En las articulaciones evita molestias durante la fricción.
  • En el cartílago es un excelente reconstituyente.
  • En la piel es un activo hidratante y de suavidad y brillo.

Por lo que su inyección la ha convertido en los últimos años en una maravillosa alternativa para lucir una belleza joven y radiante.

En consecuencia el ácido hialurónico sirve para:

  • Hidratar y regenerar la piel.
  • Mitigar los signos visibles del envejecimiento, las arrugas y las líneas de expresión.
  • Generar firmeza y elasticidad en la piel.
  • Moldear las facciones del rostro y aumentar el volumen facial con la grasa que se haya perdido (mejillas, ojeras, labios, sienes).
  • Dar forma a la nariz y corregir asimetrías (como es el caso de la masculinización facial).

A diferencia de la toxina botulínica el ácido hialurónico puede durar un promedio de 12 a 18 meses y debe ser aplicado por un médico especialista.

¿Qué hacer luego de someterse a estos tratamientos?

Luego de realizarte la inyección de toxina botulínica o ácido hialurónico, depende de lo que tu médico te recomiende y los resultados que esperas, te sugerimos:

  • No exponerse directamente al sol o a zonas donde la contaminación del aire sea muy densa.
  • No acudir a la playa, a piscina o a saunas.
  • No masajearse la zona donde se aplicó el tratamiento.
  • No aplicarse tópicos químicos.
  • Dormir boca arriba.
  • No ingerir bebidas alcohólicas.
  • No someterse a altas temperaturas.

Entre otras indicaciones que señale el especialista.

Conclusiones

Recuerda que la toxina botulínica paraliza la musculatura, mientras que el ácido hialurónico rellena, moldea y da volumen. Cada tratamiento tiene un uso particular.

Antes de aplicarte estos tratamientos es imprescindible que averigües bien sobre el médico que te atenderá (investiga su número de colegiatura).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*